martes, 18 de febrero de 2014

VAGABUNDO







El tiempo arrambla 
en caminos de pedregal
con esquinas puntiagudas
de filos hirientes.

Revoloteo frecuente
de calles existentes
manejan el vuelo
en aleteo contribuyente.

Saber para anular
aquello que aprendido
se oculta en el olvido
con el rostro del mendigo.

Preguntas por mi suplicio
sin mirar mi tumor
supurando en esta acera
en trampas de cartón.

Percibes mi vestidura
mis pies descalzos de tortura
 y entrelazando tu mirada,
sabrás... de mi locura.


















2 comentarios:

  1. me gustan tus poemas por todo, un saludo Antonia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Diego, tus palabras son estímulos en mis oidos. Un abrazo

      Eliminar